La inmunidad de los rumiantes y los moduladores intestinales

Ganado de corte, Ganado de leche

Desde el útero, pasando por la fase de lactancia hasta llegar al alimento sólido, es importante considerar el favorecimiento de los moduladores intestinales para reforzar la inmunidad de los rumiantes

La salud y el rendimiento del ganado de cría o de leche están directamente relacionados con una flora intestinal fuerte y resistente a contaminantes externos.

Factores genéticos, medioambientales e incluso condiciones de parto interfieren en el desarrollo del tracto intestinal, y futuramente pueden ser determinantes para la inmunidad de los rumiantes.

La calidad de la alimentación de la vaca durante la gestación, por ejemplo, definirá el nivel de fuerza del sistema inmunológico de la cría; después de todo, la genética es predominante. En otras palabras, casi todo lo que entra en el organismo de la madre, sea por vía oral o por otros medios, es absorbido por la cría, aunque sea de forma intrauterina. Es decir, no se recomienda, por ejemplo, el uso de aditivos a base de antibióticos que estimulen el crecimiento en las vacas preñadas o en período de lactancia. Esta recomendación busca evitar problemas futuros en el becerro, ternero o novillo.

El calostro debe ser ofrecido al neonato en las primeras horas para que comience el proceso de defensa del organismo que aún no está completamente formado en el tracto gastrointestinal. Este calostro, que todavía no es considerado leche, es de vital importancia por la acción nutricional, inmunológica, antiséptica y laxante.

Como consecuencia de la mamada del calostro, todo recién nacido mamífero produce sus primeras heces, también llamadas de meconio.

Por eso, hay algunos cuidados que deben tomarse, especialmente en las primeras semanas y meses, para desarrollar de forma saludable y fortalecida la inmunidad fisiológica de los órganos gastrointestinales.

El rumen es la mayor parte de la subdivisión del sistema gástrico, y también es responsable por la fermentación que ayudará en la digestión. En otras palabras, es una fase «pre-digestiva». Por otro lado, la digestión enzimática, por ejemplo, sucede en el abomaso, otro componente del sistema digestivo de los rumiantes. Ambas partes se benefician de la acción del MOS, presente en el calostro de la vaca y en los aditivos naturales, la base de levadura de ICC Brazil. Retículo y Omaso completan la anatomía del sistema digestivo de estos animales.

Moduladores Intestinales e Inmunidad de los Rumiantes

Para investigar el nivel de salud o los problemas en el organismo de los rumiantes, la mejor materia prima son las heces. Dicho esto, estamos empezando a establecer una relación entre bacterias, parásitos, hongos y protozoarios, no sólo como villanos de la microbiota intestinal, sino como aliados de los estudios que dan respaldo científico en las investigaciones que resultan en productos que actúan como moduladores intestinales, contribuyendo así para reforzar la inmunidad de los rumiantes; como es el caso de ImmunoWall®, suplemento natural a base de levadura de ICC Brazil.

Con acción preventiva por agentes patógenos en el tracto intestinal, ImmunoWall® también actúa como estimulante de la actividad inmunológica. El uso de este suplemento es irrestricto para las vacas gestantes o lactantes, ya que incluso actúa de forma beneficiosa en el aumento de bacterias, como lactobacilos y bacterias bífidas. También contribuye a crear una barrera inmunológica debido a su potente propiedad de adsorción de micotoxinas, compuesta por β-glucanos 1,3-1,6 y MOS (manano oligosacáridos). Para saber más, haga clic aquí y mire el video.

Compartilhe:

Publicado en 24 October de 2019